Hace tiempo que tenéis pareja, os habéis dado cuenta que sois el uno para el otro; os queréis mucho y os complementáis. Parece el momento justo para dar el gran paso sin duda, así que habéis decidido casaros. La decisión más difícil ya está tomada, ahora lo que restan son pequeños detallitos.

Debéis calcular a grosso modo el número de invitados, y sabed, que salvo que seáis príncipes, futbolistas o gente muy mediática lo habitual es que entre el 15% y el 25% no puedan asistir. Sabemos que parece una cifra muy alta, pero esto se cumple en el 99% de los casos. En época de crisis este índice era aún mayor pero hoy en día, el cálculo se puede llevar a cabo con esos porcentajes.

Otro de los primeros puntos a resolver, sino el primero, es decidir la fecha exacta. Esta puede verse condicionada por vuestras creencias, época del año, o fechas significativas para ambos. Tened en cuenta que (aunque no parezca la fecha más atractiva del año) en otoño o invierno quizás consigáis mejores precios. Por último, será importante definir si será boda civil o religiosa.

Con estas premisas lo primordial es escoger Iglesia o Ayuntamiento, salón de bodas y catering, pues son las tres cosas que, en principio, tienen el número restringido de invitados, o bien pueden encontrarse reservados, debido a que sólo lleven a cabo una celebración por día. Hacedlo con tiempo porque existen parejas que planean su matrimonio con años de antelación y se os adelantan. En El Cortijuelo por ejemplo, celebramos un sólo evento al día y ya hay fechas reservadas para dentro de dos años, sin embargo existen lugares que hacen varios el mismo día. Lo más habitual es elegir un emplazamiento que ya conocéis de otras bodas, no os importe verlo varias veces, con celebración o sin ella, la boda es vuestra y debe ser distinta a todas y, básicamente, a vuestro gusto.

Si optáis por boda civil suele haber menos problema a la hora de elegir el día; no ocurre lo mismo con las bodas religiosas, ya que existen iglesias que resultan las favoritas de todos, y tienen por ello mucha demanda. En la ciudad de Antequera las iglesias de El Carmen y Los Remedios son sin duda las más solicitadas; en grandes ciudades hay iglesias que incluso tienen lista de espera de varios años. Generalmente podréis llevar a un sacerdote celebrante amigo aunque no sea de la parroquia.

En cuanto al catering sucede lo mismo pues, aunque algunos tengan capacidad para varias celebraciones simultáneas, también se “llenan” y podéis encontraros con dificultades a la hora de contratarlo.

Mencionamos al inicio que había que calcular el número de invitados pues no todos los cortijos o salones tienen capacidad para bodas grandes, sobre todo pensando en el plan B “si llueve”, y lo mismo ocurre con los caterings que, aunque todos afirmen tener capacidad para servir a 500 invitados, es mejor comprobar referencias de otras bodas en las que hayan trabajado. Una boda grande necesita ciertos servicios de los que no todos disponen. Tened la seguridad de que el elegido hace bodas de vuestro tamaño elegido con asiduidad.

Esperamos que estos consejos os sirvan para comenzar a preparar vuestra boda perfecta.

(Fotografías de mesa y boda civil tomadas por: “Anguita y Frutos” / Artículo por: Jardines del Cortijuelo, Antequera)