Quedan pocos días para la boda. Ya habéis llegado a la recta final y, posiblemente, como tantas otras mujeres has hecho dieta para verte perfecta; porque este día es muy importante para ti y quieres verte guapa.

Es por tanto el momento de ir cerrando temas y preparativos para empezar a dedicarte un poco de tiempo. Seguro que no quieres estar hasta el último día a las prisas y llegar a la ceremonia con cara de agotada.

El primer consejo que deberías tener en cuenta no es ningún tratamiento de belleza, es una norma muy básica, pero que algunas olvidan. DUERME. Si, parece un consejo muy simple, pero es importante que lo tengas en cuenta. Queda muy bien en las películas los novios que llegan a su boda después de la gran fiesta de despedida de solteros, en un estado más que dudoso y bailando por las calles. Pero lo cierto es que mucha gente se ha reunido para estar vosotros ese día, familia, amigos, compañeros… y tomarse algo la noche anterior sienta muy bien, y sin duda despeja, pero no te aconsejamos que te quedes la última, cerrando el bar; no tiene ningún sentido estar al día siguiente con cara de agotada y dolor de cabeza, perdiéndote la diversión y los momentos tan especiales.

Aparte de esa primera pauta, los aspectos más significativos a tener en cuenta para estar bonita ese día son: cabello, piel, uñas, maquillaje… pues sin duda resaltarán por encima de otros puntos.

Sanea tu pelo un tiempo antes de la boda. Eso sí, recuerda tener cuidado con los cortes de pelo, pues es importante que el pelo esté lo suficientemente largo como para poder hacerte recogido en caso que esa sea tu elección. Si el largo de tu cabello no es el que querías, no olvides la posibilidad de colocarte extensiones, lo importante es que estés feliz con el resultado.

Si tienes el cabello muy encrespado puedes plantearte tratamientos de queratina, aminoácidos, siliconas, con base de seda… pero ten en cuenta que muchos de ellos son permanentes, y puede ser que luego quieras volver al aspecto habitual de tu pelo, por lo que una opción más natural puede servirte también de ayuda; El plátano, huevo, aguacate o aceites pueden ser tu gran aliado.

Aplica mascarilla hidratante el día antes. Puede ser hecha en casa como la de huevo (especial para el cuero cabelludo), de papaya (para puntas abiertas), miel, aguacate, aceite de oliva… o con productos elaborados. Tu cabello se verá brillante y sano, más aún si lo has cuidado con regularidad los meses previos.

Referente a la piel, no hay mejor tratamiento que comer bien, beber mucha agua y ser una gran amiga de la crema hidratante. A pesar de ello, el cansancio puede hacer mella en tu epidermis, por lo que nunca está de más unos cuidados extras.

Aplica exfoliante tanto en cuerpo como cara, y tómate un tiempo para mascarillas hidratantes, hoy en día las encuentras de muy diferentes marcas y precios, pero como siempre, piensa en opciones alternativas como el pepino (si, el de toda la vida) para las bolsas y cara, o mascarillas de arcilla verde para el cuerpo.

Si, de paso, puedes disfrutar de un masaje, eso le vendrá estupendamente tanto a tu piel como a tus ánimos, no lo descartes, hay muchas opciones con precios de lo más variable para que puedas darte un pequeño momento de mimos.

No te olvides tampoco de tus manos, cuídalas con regularidad, y aplica una mascarilla con guantes durante toda la noche anterior.

En caso de considerarlo necesario puedes darte un tratamiento antimanchas tanto en cara como en manos, pero siempre prueba un tiempo antes de la boda, no quieres llevarte una sorpresa a pocas horas del enlace.

La manicura (y pedicura) es también un tema muy importante, tanto si eres de las que la quieren discreta, como si tu elección recae sobre unas largas uñas postizas, busca a alguien que sepa hacerlo bien, nada más feo que una uña descascarillada o mal pintada. Si decides hacerla tú o algún familiar, existen muchos elementos que te pueden ayudar, pinturas semi-permanentes, pegatinas guía para hacerte la manicura francesa, plantillas para pequeños detalles, piedras decorativas…

Por último, pero seguramente lo más visible finalmente, es el maquillaje. Nosotros siempre recomendamos un maquillaje acorde al que uses habitualmente, aunque obviamente, un poco más elaborado. Ese día, como todas las novias, quieres ver la mejor versión de ti, pero asegúrate que el maquillaje no sea tan exagerado que parezcas otra. Las pruebas previas a la boda son muy importantes en este caso.

Elije un tono de maquillaje que no difiera demasiado de el de tu piel; la cantidad debe ser adecuada, no quieres que sea una capa tan gruesa que marque hasta la más mínima línea de expresión.

Las pestañas postizas resultan muy llamativas y bonitas si se eligen las adecuadas y son colocadas con delicadeza y tino. Si no te convence la idea, puedes aplicar tratamientos de crecimiento de cejas y pestañas los meses antes.

 

Respecto a colores, y productos seguimos acordes a nuestra recomendación básica: no experimentes de

masiado ese día; usa productos que sepas que no te dan alergias, irritaciones o simplemente tengan mal resultado. Busca productos de calidad, especialmente en el maquillaje y la manicura, deben durar como recién puestos todo el tiempo que sea posible.

Pero ante todo, DISFRUTA. Es un día especial para vosotros, y nada le puede dar más belleza a una novia que estar feliz ese día, disfrutando de los suyos y aprovechando cada momento.